lunes, 16 de diciembre de 2013

Hoy soltamos piernas...en Sot de Chera

Tras una semana de relaxing run with piernas en alto, la pregunta que asaltaba la mente de la mayoría de corredores que estuvimos j*did...digo, disfrutando de las montañas de Chiva era más o menos ¿hacemos media horita de rodaje el sábado o nos vamos a Sot de Chera a hacer el Trail?.

Y como de conocimiento muy muy sobrados no vamos...para allá que fuimos. Y ya que vamos, no iremos para hacer la corta, la monomontañica...haremos la de tres, la larga, la que dices todo orgulloso...cómo me he ganado esta ducha con el agua helada!!. Y luego estornudas todo satisfecho.

En fin, eso, hacía mil de frío pero a la hora de la salida, podíamos sonreír para la foto. Así que click. 


                                   

Y salimos. Y, como siempre, salieron todos delante y nosotros detrás. Y detrás de nosotros...el silencio. ¿Quién había detrás de nosotros?. Es que QuimiPortet y ManoloGarcía estaban hasta por delante. Definitivamente tenemos un problema con las salidas. Sabemos donde están pero no terminamos de coger eso de la colocación. Ale, otra vez a recuperar. Dos kilómetros que picaban para arriba al trote para ir pasando gente...gente que luego nos pasaba porque nos pusimos a hablar en el tapón de la entrada a la primera senda.

Y aquí podría colocar la foto que nos hizo Isa en la que parecíamos los Dalton. Y para evitar el chiste y que me piten los oídos...pues no la pongo.

Y pusimos, en la previa, cara a Laura. Y Cano le puso un mote. Y Laura le tiró una piedra. Y mientras lapicas se iba para delante. Y lo que aquél habló de la táctica tramada de que él tiraría subiendo y ella le pillaría bajando se fue a la merdé. Y esto, por más que lo leas y lo releas no te vas a enterar, así que mejor pasamos de párrafo.

Solo sé que los dos primeros kilómetros que picaban para arriba los hicimos trotando a 6'40''. Y la bajada del cinco que tenía la misma complicación que bajar las escaleras de tu casa la hicimos a casi 9. El trail de Chera se estaba convirtiendo peligrosamente en una marcha senderista. Y cuando volvimos a subir se me cruzó el cable.

Una cándida voz femenina comentó "uy, parece que no nos pasa nadie"...y me acordé de ese kilómetro a 9 bajando casi andando. Y del anterior. Y de cómo estábamos subiendo. Y que era buena hora para empezar a sudar. Y en cuatro zancadas se cambió el ritmo del grupo. Bueno, el mío. Del grupo no sé qué pasó...mecachis, me volvía a dejar por segunda vez en una semana a mis gatitos por detrás...

Y se llegó corriendo al avituallamiento. Y Sara estaba aburrida de esperar. Y como estaba bien acompañada por la Herrera...hicieron marcha. Y como no he visto más fotos de la carrera, pues pongo esto.




Y tras el avituallamiento, nos juntamos los tres duris. Para darle un toque épico al reencuentro, nos pusieron justo después la subida más dura. Y con algo de sol. Y Cano se achicharró. Le pasó como a maiself en Chiva pero sin bombas químicas. Yo iba detrás y en ningún momento perdí el conocimiento...así que igual igual no fue. Y le dije que se quitara la térmica, que se estaba socarrando (soTarrando en verano).

Y me hizo caso. Ahora igual está con 39 de fiebre y constipado por mi culpa pero no ahondaremos en el tema. Y se fue recuperando poco a poco. Y en ésas bajamos a Sot. Bonita senda. Y segundo avituallamiento. Y ahí estaba Lapicas. Otra que se aburrió esperando. Y también Carlos. Y algo aprendí de Carlos...es que cuando se cae de morros y se raspa las manos no está del todo optimista. Dura 600 metros más la última subida y estoy segurísimo que nos olvidamos de la Transvulcania...

Y eso, que estábamos acabando. Y faltaban tres kilómetros. Y había otro avituallamiento. Con cazalla. Y todos con las mejillas sonrosadas. Os la habéis bebido toda vosotros, los corredores. Y mi perro se comía los deberes, ejem ejem. Y como ya estábamos hartos de subir, nos pusimos a bajar.

Y cuando nos cansamos de bajar, pues llaneamos. Y de ahí, a meta. Hola Sara. Y de meta a por el bocata. Y del bocata a la ducha helada. Y de la ducha helada a que me hagan prisionero de guerra, que creo que ya lo aguanto todo. 

Y éste es el track y éste el perfil:


Y de la carrera diremos que ésta estuvo bien organizada, con una bolsa que será criticable (tiene que haber algo intermedio entre Valencia -ejem- y Chiva) pero con un recorrido que merece la pena...eso sí, recordad que al principio hay que correr un poquito :)

jueves, 12 de diciembre de 2013

Vueltecita al monte por Chiva

...y un poco más y la crónica se me junta con la de la edición del año que viene.

Y eso es bueno que lo sepáis porque enseguida dejaréis de leer y os dará para pensar: "si dice ya que vuelve, eso es que Chiva es un carrerón".

Y ahora empiezo a contar algo de la susodicha, de la edición de 2013, la edición en la que conseguí liar a unos cuantos de naranja para ser de la partida. Bueno, ellos ya estaban convencidos, pero como el blog es mío y pongo lo que quiero, pues me atribuyo el mérito. O el marrón en el que les metí. Jijiji...añado.

Lo que no me acuerdo es si les dije que les acompañaría un rato. Si es así, hubo un momento entre la salida y el kilómetro 25 -en el que me giré para ver si venían y no les vi- que les perdí y no me di ni cuenta. No sé si esto está relacionado con que no me hayan vuelto a hablar desde entonces y tal. No sé...ya lo averiguaremos :)

Pues eso, sábado 7 de diciembre, en mitad de un puente...tropecientos locos amantes de las piedras, los picos y lasp*tassendasdepaco -aunque algunos de ellos, pobrecitos, desconocieran su existencia hasta ese mismo día- nos reunimos en Chiva para disfrutar (o disfrutar) de la carrera que, por cuarto año, nos ofrecen los amiguetes de La Marjana.

Y eso, que estamos en la salida y no sé dónde poner que el viernes me dio por correr mucho mucho mucho hasta casi ahogarme en la carrera del Ruralcaja para conseguir un dorsal preferente C. Así que lo pongo aquí. 

Y ahora mismo volvemos a Chiva, a las sietemenosdiez. Isa se lo curra mil y me recoge el dorsal. Con lo cual puedo hacer como en la CSP y dormir un rato más. En principio, esta vez, controlado. Así que llego a la hora a la salida. No me lo creo. ¿Posamos para celebrarlo?. Click.


Nos colocamos a final del pelotón porque si nos colocamos delante no podemos sonreír tanto. Motivo de peso. Bueno, y porque los de delante, una vez dan la salida, parece que tengan prisa o algo. Y mucha. Así que eso. 7.00. Pum. Salida. Mariquitaelúltimo. Tenemos números. Empezamos. Kilometrines a ritmo cómodo. Hay que llegar a la senda del cuatro medio bien colocado, porque si no el tapón puede llegar a agobiar un poquito.

Genial, las 7.00 y corriendo. Aquí mucho sedentario deja de leer. Yo también lo haría. Uff, uff. Van pasando los kilómetros y los minutos. No he contado de momento nada de objetivos...total, ¿para qué?, con dos días de montaña en un par de meses y treinta kilómetros de asfalto desde el maratón, todo cálculo rozaría lo idílico. Me gustaría, bastante, bajar las 8horasymedia. Para lo cual me conozco buenos puntos para atajar...y aquí se produce un silencio incómodo. Dudáis si lo he dicho de broma. Pues sí, es broma. De verdad. Que sí.

Así que la realidad nos dice que nos limitaremos a trotar lo trotable y a no morirnos en lo no trotable. Y en éstas, caen más de 9 kilómetros en la primera hora. Y en el segundo avituallamiento, recibo un aviso del equipo de ingenieros:

- Run, run, run (es que todos los ingenieros hablan en inglés y claro), we appreciate that your suela is suffering a bad rato. And it will be peor aún.

- Y ezo qué ej lo que ej?? -respondo atónito.

- Pues nene, que tus zapatillas nuevas que estrenaste el miércoles con 5 kilómetros, con 3 el jueves y con el Ruralcaja ayer van a llegar a meta como ves en la foto, así que corre perrrrrrrrrro





Y como esto que me pasó era tan difícil de creer. Y ya no te digo de contar. Pues pasé a Laura en el avituallamiento de las abejasMaya -es que en Chiva hay de todo!!- y solo le dije vamos porque para que andarme con historias.

Y vamos camino de la segunda hora. Y ya son 16 los kilómetros hechos. Y aquí se deja de oír a las Mayas cantar eso de enunpaísmulticoloooor...menudos pulmones tienen. Y piensas -risas- que ese ritmo va por debajo de las 8 horas. Y sigues entonces. Y vamos a meterle caña al resumen porque si no pueden darnos las uvas por aquí. Y si esto es un resumen, imagina la historia no abreviada.

Total, que nos plantamos en la subida de los cintos de Charnela. Y se me hace dura porque las pulsaciones dicen que se me está haciendo dura. Entre 171 y 180 subiendo casi parado. Creo que voy desentrenado. 16 minutos de kilómetro. Y la temperatura subiendo. Empieza a sobrar la técnica. Y eso lo pienso justo antes de entrar por una zona helada de la bajada a la Alhándiga.

Y en el avituallamiento del 30 andamos un poco por encima de las cuatro horas. Si miramos lo que queda, hay que subir al Yerbas, la otra subida y luego del 42 a meta correr, correr bastante excepto el regalito del Gitam. Ese 50% que se sube porque se sube...Y vuelves a mirar lo de las cuatro horas. Y piensas...¿y por qué no?.

Perderemos un rato reanimando voluntarias. Claro, uno se quita la técnica en unos sitios y las nenas caen rendidas...También pienso que a veces exagero demasiado.

Bueno, eso, sigamos. Vamos a subir al Yerbas. Entre el avituallamiento y el inicio de la subida hay una senda que duele mucho. Mucho no, muchísimo. Los números pueden decir lo que quieran, pero aquí mis piernas dicen que no están para ocho horas. Aunque bueno, vamos llenitos tras avituallarnos...

...pero en el kilómetro siguiente la tontería se me irá rápida. Nunca me había pasado que se me cargaran los dos cuadríceps en el mismo momento. Pero el mismo momento es eso, el mismo p*to momento. Zancada y amenaza de calambre en el derecho y zancada y amenaza de calambre en el izquierdo. Y quedan veintitantos kilómetros...

Subiremos el Yerbas tranquilos, no queda otra. Y lo bajaremos tranquilos, por el mismo motivo. Los agarrotamientos desaparecen por momentos. Y, quien aparece, son Isaac y Raquel. Click. Me da para decirles la cruda realidad...si me paro, no arranco. Solo acepto parar si alguien me ofrece piernas nuevas.



O cocacola y plátanos, como en el siguiente avituallamiento. Está situado justo antes de la última subida dura. Me la conozco, un tramo inicial rompedor, un falso llano y otra rampa dura. Vamos a por ello, va. No miro las piernas. Si se cargan, se cargan. Y si no, no.

En el tramo más duro no hay ningún amago de calambre. Seguimos. En el falso llano, ídem. En la otra rampa dura...sí. Ahí sí. Y la subes hiperventilando. Y luego hay una minibajada. Y la trotas para ver qué tal se da...y se da mal porque parece que baje con palos en ambos cuadríceps. Ahora la resta es más sencilla...quedan unos 18. Y ya no sé ni qué tiempo llevo. 

Coronamos finalmente esta última subida y bajamos por una senda suave unos kilómetros. Luego pista. Luego avituallamos. Luego falsollaneamos. Este tramo es corredor...hay que llegar con fuerzas al 42 para, una vez ahí, trotar sin miedo (todos los kilómetros excepto el de Gitam saldrán por debajo de 8) y disfrutar. La teoría me la sabía superbién. Lástima que al 42 llegara muerto.

Y eso, que nos encontramos con Gitam. Gitam es un Cofidis extremo. 50%. Ahí es nada. Y miras desde ahí abajo, tan pequeñito, a ahí arriba. Y la gente ahí arriba es tan pequeñita. Y no me parece dura.  Pasitos cortos y sin volverte loco a ver lo que queda. Más que nada porque queda lo que queda. No te queda más. Así que...¿para qué gastar energías?, ¿para maldecir las p^tassendasdepaco?...si en el fondo nos molan :).

Así que llegamos arriba. Con un conato de cuadríceps. Y nos encontramos el 55. Y ya todo bajada -o casi todo-...hasta que nos encontramos un último cambio. Nos cambian la bajada cómodo por un continuo zigzagueo entre campos. Otro conato de cuadríceps en el 59. Ahg. Y, por fin, se ve Chiva. Y el recorrido va a la izquierda. No quiero volver a la Sierra...quiero acabar. Uy, falta un kilómetro. Esto se acaba. Ah, voy reventado. Falta un kilómetro y no tengo fuerzas para maltrotar. 

Los últimos 800 metros sí. Más que nada porque Manoli ha de estar cerca para pegarme cuatro gritos y no sacarme muy mal en una foto. Click. La medallita -en Chiva dan medalla en meta!!!- dice que 8horasycasi13minutos.




Y como estoy cansado solo quiero sentarme. Y esa silla al lado del masaje está libre. Y ahí me quedaré un rato. Un rato largo. Y a cada movimiento de pierna que haga, se me cargará un músculo distinto.

Y ahí me di cuenta que Sara hizo bien en no liarse para esto.

Qué bonito es el perfilucho :)



En cuanto a la carrera en sí...organizativamente creo que no puede estar mejor. Para mí ya está muy bien estando como está. Avituallamientos más que correctos, trato al corredor ejemplar, comida en meta, recorrido inmejorable -el desvío de los últimos kilómetros lo dejaremos como anécdota-...y tantas y tantas cosas que hacen que Chiva tenga que hacerse un huequecito fijo en el calendario del menda que os ha soltado este tochaco para decir eso...que merece la pena volver.

lunes, 18 de noviembre de 2013

XXXIII Maratón solohaytallasXL de Valencia

- Hola, ¿tienes Tuenti?

- No, pero puedo hacerte de liebre en el Maratón de Valencia.

- Pues vale!!

Más o menos se solucionó el problema del ritmo -me costó bastante menos que a Castillejo, parece- al que iba a correr la carrerucha ésta que cortó el tráfico de la capital de la corrupc...digo, de la Comunitat este 17 de noviembre. El segundo paso para llegar decentemente a meta ya estaba hecho.

El primero se hizo bastante antes. Por agosto. Con la compra de unas Brooks te sufragaban la mitad de la inscripción -mientras, para ir a Madrid, te pillas unas Adidas y alehop...inscripción gratis-. Así que, de momento, ya teníamos inscripción y ritmo. Y el sábado por la tarde, más aún, teníamos ya hasta el dorsal. Y hasta bolsa del corredor. Pero esta vez no me puse de mala leche al ver qué había dentro. Ni la abrí.

Me pareció un canto de sirenas oír eso de...solo hay talla L o XL...¿o era XL o XXL?. Da igual, una maratón de 50pavos lo más barato no se puede permitir el lujo (bueno, sí puede si al corredor le considera un simple número sumaestadísticas) de no darle a elegir al atleta la talla que desea. Y esto es irrebatible. O que pongan en el reglamento: bolsa del corredor: te vas a llevar una camiseta de tu talla si vienes antes del viernes al mediodía y si no, pues la que queramos. Y así vamos avisados...

En fin, eso. Y es curioso, pero esto va a ser la única pega que le encontraré a la carrera. Después de la edición del año pasado, con una camiseta horrible y una bolsa llena de regalos parecida a cuando ibas de nano a Yoplait...salvo que en vez de ir a la yogurtera de aquí al lado, ibas a una divertida, entretenida y apasionante agencia de seguros. Y en vez de llevarte unos lácteos que estaban supergüenos, bueno...pues eso.

¿Qué os parece si nos ponemos a las 9.00 en el cajón azul del maratón?. Vale, pues ahí estamos. Se podría haber retrocedido unos 25 minutos antes, pero no me noto especialmente agradable a la vista en la foto duristorarística con la camiseta torera que me gastaba, así que...uy, las 9, la salida!!. El globo de las 3.30 por ahí detrás. Este año no hay traca. Este año hay recorrido nuevo. A ver qué tal sale. 

La novedad de los primeros kilómetros es que no me duelen los gemelos. A 5'9'' pasamos los tres primeros. Este ritmo no le gusta a Vicente que dice que pasa de nuestro culo, que se va. Pero más elegantemente, eso sí. Por cierto, empezamos a hacer los kilometrines por debajo de 5. El 5 lo pasamos en 25'32''. Y el globo de 3h30 por detrás...

Y Tarongers es un c*ñazo. Para ir. Menuda recta. Y Tarongers es un c*ñazo. Para volver. Menuda recta. Y en Serrería nos ponemos a 4'52''. Y, como es normal, en el kilómetro más rápido, el globo de 3h30, sí, ése que ha de ir a 5'/km te coge y te pasa. ¿Cómo?, ¿qué no te cuadran los números?...El globo se va. Vale. Ahora caigo que lo de la camiseta no es la única pega de la carrera...

Y el 3h30 está casi en meta cuando llegamos al 10. 25'15'' este cincomil. Nos hemos librado del tostón de Tarongers y ahora nos adentramos en el minitostón de la Rondanorte. Solo son dos rotondas. Y llevamos, de añadido, un puñado de gritos de ánimo naranjitos. Otra cosa no, pero éstos se van a dejar la voz y me parece éste un buen momento para agradecerles sus ánimos. Más que nada porque enseguida dejaras de leer y claro...

Como los del 3h30 están ya duchados, nos desentendemos de ellos y el siguiente 5000 lo haremos más tranquiletes: 25'44''. Lo del ritmo continuado no lo tenemos controlado. Pero, claro, la culpa es de la gente...te dejan un pasillo en el que caben cuatro corredores de ancho -bueno, dos si son como yo ahora, que estaría bien que dejara de comer un poquito...-, te embalas y, luego, cuando ya no hay pasillo, pues te notas que vas ahogado. Ahg, ahg. Y, además, si están tus Duris por ahí la cosa se complica más...has de seguir a ese ritmo molón hasta que estés seguro que has perdido el contacto visual...y eso sin girarse. Estresante no, lo siguiente.

Y la media la pasaremos en 1h50. Y no pongo el paso del 20 porque si no habría que explicar lo del baño que no existía en Blasco Ibáñez y creer a la persona que aparcó el coche ahí y dijo que eso no estaba cuando llegó y blablaba...Tupido velo corrido. Tratando el tema de maratones, queda bien y todo.

Y en el 22 me quedé sin liebre. Pero se convenció y siguió. Y en el 23 me quedé sin liebre. Pero se convenció, estiró, le echó huevos y siguió. Y en el 24 me quedé sin liebre. Pero dijo, va, un poquito más a ver si recupero. Y el 25 lo hizo a 5'2''. Y lo pasamos en 2h15. Y ahí casi me quedo yo, ahg ahg. Y en el 26 me quedé sin liebre. Y ahí sí que no hubo forma de convencerle. Y en el 26 me di cuenta que ya no convenzo como antes. Y si ya no convenzo para hacer 16 kilómetros de ná con unos dolores de la muerte...imagina para conseguir que vaya a Chiva.

Y el conocimiento que yo no tuve en CSP lo tuvo ella en la Alameda.

Y ahora quedaban 16 kilometrillos por delante. Y aprendí una cosa: no es lo mismo hacer 16 kilómetros que 16 kilómetros después de llevar 26. Y que si, después de hacer 26, haces tres kilómetros en 5'20'' puede pasar una cosa curiosa...que realmente notes que la calle de La Paz es inclinada. Y bastante. Eso sí, mi madre se quedará con la imagen de quérápidovasupequeño...porque lo del quérápidoparó eso...eso no lo vio.

Y llegamos al 30. Y me doy cuenta de otra cosa. Siempre que llego al 30 en una maratón estoy realmente j*dido. La única diferencia es que este año no he visto la bolsa. Cansino el nene. Y pienso lo que queda: Burjassot, Maestro Rodrigo, Bioparc...y eso es el 34...uff uff uff...agobios. Dejo de pensar. Iremos kilómetro a kilómetro. Levantaremos de vez en cuando la mirada. El grupo de las 3h30 está dejando un reguero de cadáveres la mar de interesante. Y sonará SafriDuo. Y dejará de sonar. Y volveré a mi recta interminable.

Y recuerdo que esta mañana me envaseliné los pies. Y lo hice bien porque me puse el calcetín y salió escurrido contra la pared. Y me lo volví a poner. Y me lavé las garitas. Y me puse las zapatillas. Y en ningún momento he dicho que me lo pusiera estirado...simplemente me lo puse. Me acuerdo por una cosa. Esa ampolla que me está saliendo en el pie que me lleva molestando desde nosésabecuándo y que, ahora, misteriosamente se nota más. Y encima las piernas cargaditas. Y llegamos al 35. Y este diezmil salió a 5'22''. Y la ampolla empieza a llegar al omoplato.

Y como el siguiente cinco no lo hice mucho mejor (5'23'') solo recordaré que en el 38 me pasó el globo de las 3h45. Y me pegué a su rueda. Y el kilómetro en que me cogieron -y dejaron- lo hice a 5'07''. Y una chica que iba con ellos les dijo que pararan, que lo habían hecho a 4'50''. Imagino que estarían buscando un dorsal preferente para el Ruralcaja, no sé. 7 iban en el grupo: los dos del globo y cinco keniatas.

Y fue un acierto la vuelta por Colón. Y un atraco pagar 10 pavos por esta foto.




Y camino del 40 se me cruzaron los cables. Es el mejor momento para que se te crucen. Se te cruzan en el ocho y te quedan 34 para martirizarte pensando ...ay, la qué he liado, me muero, agh. Si se te cruzan en el 40, no te puede pasar mucho malo. Pero si se te cruzan y, además, estás convencido de liarla...pues te puede pasar que los dos últimos kilómetros los hagas zigzagueando (entre tanto cadáver y el carril tan estrecho que dejaba la gente) y te salgan los más rápidos de la carrera, a 4'40''.

Estos 10 pavos tampoco los voy a pagar, que no me han sacado entero.


Pues eso, al final 3h44'53'' y nada, que no me apetecía que un globo revientaritmos llegara antes que yo. Creo que me hago mayor :p

Ah, el track paso de ponerlo. Pero ésta es la vuelta que dimos. La señal roja es la meta, no es una captura de mi ampolla.



Cosas por las que no hay que hacer esta carrera:

- No hay opción barata. Ya lo dije antes, lo que Adidas sí consigue para Madrid -que es una de los maratones a los que Valencia aspira a competir- Brooks no lo consigue aquí.

- Tallas camisetas. Sencillamente vergonzoso. 

- La medalla. Es fea de c^jones. 



Cosas por las que sí hay que hacer esta carrera:

+ Se está consiguiendo sacar a la gente a la calle a animar. Y ya no en puntos único como la salida, la meta y sus proximidades. Excepto el tramo inicial, que es en el que se va más fresco y menos es necesario, y que está relacionado con el...

+ Cambio de recorrido: Hace unos años, mientras en Madrid, en el k41 se pasaba por la Puerta de Alcalá...en Valencia se iba por un tramo del Circuito del Puerto vacío de gente. Este año, el 39 está en Colón. Buen lugar, buena hora, buen de todo para salir pasear y, por qué no, animar un poco...

+ Es la única -a ver si Estrasburgo mira algo con el tema de la falta de competencia y tal- maratón que te puede ver tu gente sin tener que desplazarte, como mínimo, 65 kms... y en los momentos duros ésos que crees que no llegas, pues no se paga con dinero esos grititos :).

+ Los Duris son c*jonudos.

+ Y la liebre...también :)

miércoles, 6 de noviembre de 2013

I Trail Avituallamientos de Montanejos

Y el 17 de noviembre es el Maratón Publicitario de Valencia. Y hoy es miércoles, las 16.35 exactamente. Y ahora mismo tendría que estar durmiendo una siestecilla de ésas, de las chulas. Pero caí frito. Con la tele encendida. Y me despertó la chillona de la sobremesa. Y me cagué en su put...digo, y apagué la tele. Y se apagó mi siesta. Y el domingo estuve en Montanejos. Y os aguantáis...os lo voy a contar.

Pues eso. Domingo 3 de noviembre. Último largo premaratón. Éste no es de 5 kilómetros. Ni de ocho. Va a ser de 30. Y de montaña. Y en Montanejos. Aunque sé que esto no se va a evitar...



Tercer párrafo para decir lo mismo. A ver si arrancamos. Vale, ahora. Empezaré por lo clásico...domingo, 5:30. Suena el despertador. Esto es muy cruel, digo. Hoy tengo chófer. A las 6.25, en una fría gasolinera de Paterna, Ernesto se ofrece a llevarme. Lo único que no he de hacer es insistirle en que ponga mi musiquita relajante. Le sangran los oídos, parece...

Y no lo hago. Conclusión: antes de las ocho estamos en Montanejos. Aparcamos donde la élite. E intercambiaremos unas palabras con ella. ¿Cuándo fue la última vez que hablamos con alguien que liderara un ultra de ésos de 170 kms?...buscamos nuestro núcleo de operaciones. Una vez ahí, nos miramos las caras y, entre todos los duristoraris que estamos, somos incapaces de sacar media sonrisa. El hecho de traernos de casa los imperdibles, sin duda, no nos ha hecho mucha gracia.

Y en la salida somos seis de naranja y tropecientos mil de otros colores. Dos cosas tengo claras de inicio: 1) no vamos a ganar -dar la salida y estar haciéndose fotos no es de estar muy concentrado- y 2) llevamos más agua nosotros seis que el resto del pelotón junto. Aunque ha que reconocer, fuera de bromas, el sentido de la promesa que ha hecho Vicente en voz baja: voy a llevar una botella de litroymedio en el camel sin usarla por la paz mundial. Elogiable, sin duda. 

Y de los dos primeros kilómetros de la carrera me quedo con lo limpio que está el río. Vamos muy metidos en la carrera, sí. Luego extrañará que pillemos tapón. Pues eso, que lo pillamos. Y luego, no sé cuantas cuestas después, nos plantaremos en el primer avituallamiento sin, prácticamente, andar en ningún momento. Si acaso, un pelín húmedos y es que había un agujerito en el pantano y se salía una miajica de agua.


Así que, o cierran rápido el agujero o el charco ése que tenemos detrás se vaciará pronto. Por cierto, estamos en el kilómetro 7 y pico de la carrera y nuestros imperdibles traídos de casa están cumpliendo su cometido a la perfección. Es buen momento para enfrentarnos al ascenso más largo de la jornada. 

Así que allá vamos. Sé que lo subimos y que había algunos tramos de senda interesantes pero tampoco me acuerdo mucho...así que nos iremos directos al avituallamiento. A jalar. Y cuando acabemos, pues seguiremos subiendo y luego bajaremos. Y ahí nos daremos cuenta de lo espectacular del recorrido. Y de lo bien marcado que está todo del 6 al 18. Y de lo grande que es el charco. Y de como van pasando los kilómetros sin apenas darnos cuenta.

Y cuando nos damos cuenta, estamos ya en el 21. En efecto, otro avituallamiento.  Y llevamos unas tres horas. Y el primero pasó hará hora y media. Lo que hace el estar bien colocado en la salida...Y nos volvemos a poner al lío. Ligero dolor de todo en la siguiente subida. Y carteles de bajadas peligrosas para asustar al personal. Así que, como no es para tanto, me bajo del árbol y sigo...

Y una última subida. Y van ya 26 kilometrines. Y ahora quiero otro poco más de cocacola. Y las piernas van bien. Y la senda va ahora junto a un precipicio entretenido. No es para morirse, pero vamos a evitar mirar abajo. Bueno, si te caes igual sí lo es. Así que pasando de caernos. Manías.

Y si estábamos en el 26, ahora pasamos al 30. Uy, mira, la meta.

Podía haberme explayado más pero esto sigue siendo la hora de la siesta, así que bastante que os pongo el track y el perfil:



En cuanto a la carrera...pues está bien. Distancia novedosa ésta de los 30 kilómetros y recorrido muy agradable a los sentidos menos al del tacto -y que siga...-; avituallamientos apañados y con gente muy maja. ¿La pega?...puede que sea cara -eso sí, si se compara con Valencia dentro de dos semanas es un chollo- y sigo sin verle la gracia a los controles de tiempo

miércoles, 9 de octubre de 2013

Volta al Terme de Gilet (y promo de la MIjC)

Y el reglamento del MIjC se acababa de publicar (aquí, para más señas). Y era el martes por la noche. E Isaac me wasapeó. Y me preguntaba qué hacía mañana. A las 8.30. Y yo, inscrito para Meliana y su terrible 10K de asfalto, le dije que me estaba concentrando. Y me cambió los planes..."tienes un dorsal para Gilet". Solo habrá un pequeño cambio. Dejaré de ser jose para ser Luís.

Y dejaré de despertarme a las 8 para hacerlo a las 6.15. Este cambio me j*de un poco más, ciertamente. Y eran las 6.15. Y sonó el despertador. Y dormí fatal. Y no desayuné mejor. Y recogí a Isaac. Se confirma que, en una de cada dos carreras, le recojo a la hora pactada. Y nos fuimos a Gilet. Y hablamos de nuestras cosas. Y de lo poco que se veía. Era de noche y tal. Y cuando se pudo ver algo, esto fue un cielo cubierto. ¿Lloverá?...oremos, que Luís solo lleva lo típico para una carrera a principios de octubre...0 de abrigo. 

Aparcamos a tomar por c*lo. A Isaac y la preparación de su ultrafondo le viene bien. A mí me da igual. Sigo supermotivado: sueño y estómago mareado. Vamos por los dorsales. Esto es fácil: vas, miras tu apellido en la lista y el número asignado. La complicación es cuando tu apellido no está. El de Luís no está. Pequeño inconveniente. Hablamos con incidencias. Igual puedo correr...soy duda.

Yo me muestro franco. Inauguro un pantano. No, perdón, quería decir que, dirigiéndome con total sinceridad a Isaac le comento: "oye, nos conocemos, que si quieres que te traiga, yo te traigo, pero que no hace falte inventarse bulos" guiño guiño ;p ;p.

Nueve menos cinco (cuatro, de toda la vida). Mesa de incidencias. Nos lo arreglan. Bueno, que te den el dorsal cuando no te apetece correr no sé si es un arreglo. Te despides de los doce euros (y de los de Meliana) y de los posibles almuerzos que podían acarrear...Lo que está claro es que dejo de ser Luís para ser jose. Esto es un lío. Dejo de ser duda, pues.

Así que, de momento, posaremos solo los tres: Isaac, Luís y jose. 


Y que espaciados estamos en la foto. Normal. Todos. Y todos es todos. Todos están por delante nuestro en la salida. Y la dan. Y me quedo mirando la bengala. Concentración máxima, sí. Y salimos trotando entre medio millón de senderistas que no lo hacen. Estamos pillando el tapón en el metro 5. Siguiendo con el increíble proceso de concentración decido encender el gps al minuto o así. Ni idea, no me preguntes.

Rodamos por asfalto. Para estirar el grupo. Vemos a Inmas y Plazazolas por un tubo. Nos amoldamos a su ritmo. Y, a la entrada de la tierra, nos amoldamos al ritmo del taponaco que hay. Y la complejidad para que éste exista es nula. Es una senda y tal...pero ya. Empiezan a caer minutos. Y si nos hacemos fotos, pues más.



E igual nos relajamos mucho al principio y pasa lo que pasa. Los de delante corren, nosotros disfrutamos de una ruta senderista. Por lo menos ya no hay tapones. Simplemente hay una hilera interminable en una senda en la que hay fuerzas para adelantar...pero no espacio. Aguantamos. Y sale el sol.

Y en la primera hora caerán casi siete kilómetros. Y lo duro está hecho. Aparte de madrugar, claro. Y cambiamos la táctica. Ahora tiraré subiendo. Y él tirará bajando. Y cada vez nos vemos mejor. Y vamos cogiendo gente. Y dejándola. Y nos hacemos menos fotos. De hecho, ésta no sé de cuándo es.



Y tras el repecho en el que, la última vez que pasé solo, me encontré a tres muchachas, junto a una cruz, cogidas de la mano haciendo un bonito ritual (glups)...ya esperábamos la última subida. Subida matadora -y conocida- que no apareció. Y como estábamos en mejor forma que el año pasado y el recorrido se suavizó...pues batimos la marca. Y el año que viene, pues la volveremos a empeorar, que si no, se crea una tendencia muy peligrosa...

El track está aqui...y éste es el perfilucho:


Pues eso, carrera entretenida con un recorrido atractivo a la que solo le pido que, cada cien metros, se ponga una cinta -aunque sea un tramo recto-.

martes, 8 de octubre de 2013

IV Maratón Internacional del jose por la Calderona


[Modo autobombo ON] Después de quedar de los 70 primeros en una carrera de asfalto y de los 30 en otra de montaña -contando ambas con más de 100 participantes- [Modo autobombo OFF] se ha decidido refrescar esta entrada del pasado febrero de 2012. Casi ná.

Es para mí un honor rescatar del olvido al MIjC:

1-. La prueba se realizará el 15 de febrero de 2014. Se llama Maratón Internacional del jose por la Calderona porque la abreviatura (MIjC) queda muy cuca. La fecha es inamovible salvo que ese día no me apetezca levantarme para darme esa paliza, que entonces pasaría a ser movible.

2-. El lugar de salida será el que más votos obtenga en la encuesta que se realizará al efecto. Tened en cuenta, a título informativo, que si se elige Las Vegas, la distancia aumentaría ligeramente y, con ello, la posibilidad que la marca no pueda ser homologada.

3-. La salida -generalmente, la chica más simpatica de la discoteca- será a eso de las 8:30 si el número de corredores es inferior a 2. Si el número es superior, a las 8:30 también.

4-. El IV MIjC es una prueba que transcurrirá por pistas, senderos y algunos tramos asfaltados por los términos de Serra, Segart y Estivella en su mayor parte; completando una distancia superior a los 42,195 kilómetros. Se espera coronar, entre otros, el Garbí, el Alt del Pi, Rebalsadores y el temido ascenso de chichinabo al Blanquissar.

5-. Avituallamientos: Como es una prueba de autosuficiencia muy concienciada con el cuidado al medio ambiente, solo habrá agua en las fuentes que se servirá a chorro. A cada participante se le hará un curso intensivo en la entrega de dorsales de como poner las manos en forma de cuenco para aglutinar la mayor cantidad posible de agua fresquita. Dicho curso no implica un mayor coste de inscripción ni responsabilidad para el organizador en el caso que el cuenco se abriera y se calara uno. Se negociará, en ese caso, la subida del vídeo al yutú.

6-. La inscripción es gratuita si has participado en las tres ediciones anteriores. Si no lo has hecho, son tres millones de euros.

7-. El tiempo máximo es de 7 horas y media (6 horas y media si estás en Canarias). Pero 8ymedia reales, para qué engañarnos.

8-. Iniesta.

9-. Trofeos: no hay mayor satisfacción que acabar esta dura prueba, así que no hay nada material.

10-. Palmarés:

2009: jose oe.

2010: jose oe.

2011: Vicent Plà oeoeoeeoeoeoeoeoeoeooeeoeoeoeoeoeoeoeoeoe.
 (misteriosamente, no hubo crónica ese año).

 2012: no realizada por grave lesión del organizador.

 2013: no realizada por grave perrería del organizador.

2014: tú???? (si tienes tres millones de euros, claro)

11-. Abandonos: yo no quiero influenciarte, pero si acabas de empezar el año y ya estás abandonando...mala marcha, eh.

12-. Si me sale (primeramente de los h**vos y seguidamente que el recorrido lo permita) se puede realizar una prueba de iniciación de menos kilómetros -40 ná más- o, incluso, de menos todavía -12/15-.

13-. No te lo pienses, esta carrerita es ideal para preparar el Ruralcaja!!!

viernes, 4 de octubre de 2013

I Trail Ribarroja del Toraris

Cada día, he de reconocer, me cuesta más empezar a escribir la crónica. Que si hacemos un chistecillo, que si nos ponemos solemnes y realizamos un escrito lleno de sobriedad y detalles que aporten algo de información o si, por el contrario, hacemos todo lo contrario y ya te estrujas tú la cabeza para imaginar a lo que me refiero. Pues eso, que si cuesta empezar a escribir, no te digo lo que cuesta despertarse.

Cuesta más que Bale. Así, en términos monetarios. Domingo, siete de la mañana. Y no digo nada más. Mejor nos plantamos en Ribarroja, para hacer su primer trail. Alehop. Plantados. Y con el dorsal, ya puestos. Hoy toca vestirse de Atila, y con mi puñado de unos -que parezco una quiniela facilona- y mi puñado de Duris, posamos.



Marte, Jupiter, Saturno y Kriptón se alinean el día de la carrera de Chiva. Igual ahí podemos conseguir que Ernesto sonría. Paciencia...

Así que eso, como la salida es a las 9, nos mezclamos entre el mogollón de gente que no va a llevarse paletilla y esperamos a que den la salida. Pum. Salimos. La imagen de compañerismo que se observó en el primer avituallamiento de Javalambre, todo naranja y lleno de caras ilusionadas me la cargo cuando salgo tó disparao. Cortarrollos que es uno.

Pronto la carrerita se tornará un poco en pesadilla y es que, en menos de dos kilómetros y sin que la carrera esté estirada -y más si los primeros se pasan de largo en el primer desvío (bien marcado ehhh)-, nos encontraremos una tubería por la que atravesaremos la carretera (y su tapón) y la primera subida cortita, a la que seguirá la bajada más técnica del todo el recorrido (tapón x 2). Y si a eso le sumamos que hemos salido juntos los de la categoría larga y la corta...pues aún daremos gracias de comernos un rato de tapón y no minutadas como los que venían por detrás...

Así que, en compañía de Ernesto, iremos subiendo picachus y evitando ramas. También evitaremos corredores y es que, en el cuatro, nos cruzaremos en una senda los que subimos con los que bajan...Y la pregunta que surge es: y aquí, ¿quién tiene la preferencia?.

Bueno, es divertido decirle a algunos que se han equivocado, que es al revés xD.

Prácticamente no hemos hecho nada, llevamos 5 kms y han caído ya 40 minutos. Eso sí, nos hemos ventilado el tramo más rompepiernas y entretenido de toda la carrera. Avituallamiento. Ahora cogeremos un tramito de rodeno que, entre los árboles, parece que vayamos a salir al chalet de la Preysler pero, muy al contrario, nos llevará a la primera subida larga de la carrera. Y al igual que la subimos, la bajamos. 

Y otro avituallamiento. Y la siguiente subida la haremos trotando. Y luego vendrán seis kilómetros que nos llevarán al muro del quince. Últimamente siempre pillamos un muro en el quince. Y en la próxima media de Valencia el quince creo que está cerca del Miguelete. Pánico. Volvamos a Ribarroja. En esta media hora larga, lo único entretenido será tirar a Ernesto a un campo de naranjos -luego se quejará Isa de aquel día que le até a un árbol...minucias-. Como era de esperar, serán otros los que le ayuden a levantarse :)

Senda, pista, pista, avituallamiento, pista, pista, pista que nos conducirá, por fin, al ansiado muro. Viendo el perfil, por la inclinación, le falta el saliente de las ferratas. Eso sí, en la realidad, es la primera vez en mucho tiempo que el muro no tiene forma de cortafuegos, eso sí...la senda está inclinada. La disfrutaríamos si no fuera porque, con mis entrenes de larga distancia de seis kilómetros por el río, estoy con la luz de Casillas activada, uy, perdón, de la reserva. Así que nos limitamos a llegar arriba.

Y llegamos. Y ahora nos tiramos para bajo. Tramo inicial de sendero de cero complicación. Vamos, que si te caes es porque quieres. Y luego pista pista y pista para bajo. Reconozco que en esta parte echaré a faltar algo de senda. Así que más pista. Avituallamiento. Pista, pista, pista, oropareceyplatanoes, pista, última subida, senda, túneltapón, senda, senda, senda, asfalto, 2htreintayalgo, meta, click.




Y luego, fomentando la imagen de equipo, durante la entrega de trofeos y, como segundo club más numeroso, nos encontramos todos ahí, disfrutando del momento, a medio kilómetro*, almorzando en el merendero de la piscina. Y es que, lo primero es lo primero. 

La carrerita está apañadeta, pero esos primeros cinco kilómetros en los que se junta lo más entretenido (continuo subebaja) con un par de tapones y un tramo de ida-vuelta en la misma senda, ufffffff...pero vamos, que lo mejor, con diferencia, fue el almuerzo**.


Por cierto, el calendario próximo empieza a dar miedo: Catarroja, Fallas, Bonrepós...no, no, éste no...el que da miedo es el de GFVdP; MdV, Chiva, Gr10 -éste os lo voy filtrando ya- y la vuelta al islote ése canario...

Y éste es el track. Y éste, el perfilucho

* aunque oficialmente eran cien metros...

** si al lomobaconyqueso no hay bacon...no lo sustituyas con panceta. No te cabrá en el bocadillo y es un engorro y tal.

martes, 17 de septiembre de 2013

Ocho leguas de Javalambre

Javalambre es una montañica que está ahí arriba. A 2018 metros de altitud. Aunque para mi flamante  Garmin 910XT es posible que marque unos 600 o 700, nada más. Primera puyita para su superpreciso altímetro barométrico. Por otra parte,  La Puebla de San Miguel es una pequeña -y acogedora- localidad  en la que se va a realizar algo tan común como la realización de una carrera de ocho leguas. Yarda arriba, yarda abajo. Y en una de esas leguas, pues coronaremos el picachu ése.

Ya hemos hablado de la salida...pero para mí esta carrerita empezó en Higueruelas. Fui, vi, posé, quedé de los 30 primeros -oeoe-, me corté el pelo y dije, psche, pues a Javalambre. Porque el Montblanc ya fue, claro, que si no...Bueno, reconozco que lo mío fue un calentón. Lo que no sé es que hacía allí, a 120 kms de Valencia..vamos, a una CSP115 de distancia...tanta gente conocida. Glups.


Ahora sí. Domingo. 5.37. Suena el despertador. Me tomo un relaxing colacao y me meto en el coche. Casi dos horas después, tras una carretera muy ciclable (muy bonita, de verdad), aparezco en La Puebla. Y en tres minutos tengo dorsal. Toda mi táctica basada en ostras, mehedormido, nollego, mevoyasanmarcelino...todo eso al garete. Manoli me da unos consejillos (protector solar, cortavientos arriba y que no mire el patio del treintayalgo) y, de paso, me hace un book. Isaac, otro. Y todos esos de naranja sonríen porque, claro, no tienen ni puñetera idea de lo que se nos viene encima...




Pues eso, a las 9 salimos. De bajada. Llevamos 0 leguas. Y hasta que no pase una hora no nos plantaremos en la primera. Y en ese tramo hubo una subida y una bajada con mucho polvo. Y yo tosía. Y Manoli piropeaba a sus compis. Y entonces se subía al Gavilán. Y en el tramo inicial troté. Y cuando la senda se hizo un poco más pronunciada dije...¿qué c*ño hago yo aquí?. Kilómetro 5. Carrera larga será...

Y en el primer avituallamiento, ya lo dije en voz alta. Si fuera Sanmarcelino ya habría acabado (y estaría más cerca de casa). Y entonces nos agrupamos todos los Duris. Y todo muy bonito, muy naranja. Y más subida. Y qué pocas ganas. Y después una bajada. A otro avituallamiento. Creo que ya iban dos leguas. Y quedaban seis. Y tengo unas lagunas bastante interesantes. Este año...que ha llovido mucho.

Y entonces pasamos otro punto naranja de animación. Pero aquí vamos algo más separadillos. Van casi tres leguas. Momento ideal para subir unas escaleritas y apreciar una cascada. Ah, no, verla de reojo...que aquí no se para. ¿Qué tiempo llevamos?, pues os lo diría gustosamente, pero mi flamante Garmin 910XT te deja grabar rutas de larga duración...pero luego no te deja volcarlas. Así que llevamos un rato. Si la distancia  se mide en leguas. El tiempo en ratos.

Y el cansancio en mazos.

Y salimos de la cascada ésa que ni vimos. Y nos plantamos en un cortafuegos. Cabroncillo le llaman. 34%. Otra unidad de medida. Se podía instaurar este nuevo sistema de medidas. Total...aunque te sepas el oficial, el Wert se las apañará para no darte beca. Me enciendo. En un cortafuegos. Sigamos. Uso el plural. Cuatro seremos, a partir de ahora, los compañeros de viaje: Vicente, LaNuriaPicasdeLaCañada, Jose y Maiself (di inglés con la Botella).

Y nos ventilamos ese cortafuegos. Y, viendo el perfil, venía el siguiente. Un kilómetro durillo. 43% -creo-. Bonito desnivel medio. Esta senda es de las de Paco. Y con Paco hablé en la salida. Me costará un tiempo hacer la relación. La falta de oxígeno y tal. Y subimos haciendo zetas. Zetas donde no se pueden hacer zetas. Así que subimos como podemos. A modo de anécdota [modo historiadelabuelocebolleta ON] comentar que, se cayó una piedra, y se fue gritando cuidado, piedra, cuidado...hasta que dejó de rodar. Unas dos horas más tarde. O sea, un rato largo después. [modo blablabla OFF].

Entonces me quedé solo. Y estuve un rato haciendo asociaciones...¿cómo puede pasar uno de ser un cabroncillo  -autocorrector, me estás tocando las pel*tas, que se llamaba así!!- a ser un Cuadralejas?. Mientras lo pienso, otro minicortafuegos, puesto que, a partir de ahora, lo que no tenga un 40% no merece ni ser nombrado...así que subimos el Calderón sin despeinarnos -leer segunda línea del segundo párrafo- y de ahí, al avituallamiento del 22.

Y ahí está Ernesto tomando el sol. Y Raquel animando. Y creo que llevamos cuatro horas. Y me cruzo con uno que viene que parece que tenga prisa. Es el primero. Esperando al resto de la banda, aparece el segundo, el tercero...y ahí sí, salimos. Una pena, si lo llego a saber, esperamos a que pase el sexto. Qué crack!!. 

Bueno, sigamos a lo nuestro...que ésos van a acabar...y a nosotros nos queda la mitad. Bueno, pasamos de cuatro a cinco. Aunque Vicente quiere que seamos cuatro. Le da una rampa en...¿qué p*to músculo hay ahí?. Así que, con la candidatura al goya a mejor actor dramático revelación conseguida...seguimos haciendo marcha. Y empezamos a encontrarnos restos de cadáveres de cabras. Dios mío...si estos bichos que son los más preparado que existe se han quedado aquí, qué nos pasará a nosotros, oh!!!. Ale, ya tengo mi nominación.

Y entonces el de la rampa se irá escopetado a subir a Javalambre. Y le seguirá Sonia. Y le seguirá Jose. Y por atrás charraremos y charraremos hasta que veamos la cima. Y pasaremos a las blasfemias cuando vemos que, para llegar allí arriba, hay que bajar allí abajo. Y que, cuando vuelvas a coger altura...la volverás a perder. Así que nos dejamos de rollos y coronamos. Y nos volvemos a agrupar. Y nos hacemos una foto molona. Pero como el blog es mío y la mitad más uno de la foto -derechos de imagen aparte- parece que quieran liarse a puñetazos con los más chungos del Bronx, colgaré ésta. Con un tiempo atmosférico bastante parecido, sí señor. Vamos camino de las seis leguas. Y van seis horas y cuarto...que preguntamos asustaditos por el cierre de control. 


Y trotamos para bajo. Y Ernesto compartió nominación con Vicente por "meheclavadounapincha, cortadmeelpie!!!". Y Sonia empezó con su juego de caerse en todos los kilómetros hasta meta. Y nos encontramos con el patio de Manoli. Por cierto, impresionante el acantilado que se intuía. Y sale el tema de que parezco una persona sociable. Yunam*erda les respondo. Y ahora sí, hemos pasado las seis leguas. Nos plantamos nuevamente en el avituallamiento del 22...pero ahora es el 38. Es como polvodeestrellas...ahora el avituallamiento del 22 pasa a ser el del 37. Pues ya podía ser el de meta y nos quitamos suplicios.

Y hacemos marcha, que queda ná. Y Vicente empieza a renquear. Y se queda laNuriaPicas con él. Y vemos un cartel. Y seis tiros de piedra después, una fuente. Y ahí esperamos. Y viene solo ella. Y nos cuenta que Vicente se queda. Que ha pegado una potada que ha dejado el camino impracticable; que ni los 4x4 duda que puedan pasar. Y que, ante eso, mejor abandonar. Y es una p*tada porque, aguantas al chaval veintitantos kilómetros y...oye, pues acabas cogiéndole un poco de cariño ;p.

Y de ahí, pues nada, a acabar. Queda legua y pico. O sea, un rato. Volvemos a ser cuatro. Así que vamos a llegar. Y como en este tramo no hay mucho que contar...pues nos plantaremos en meta un ratillo después de salir...ná más. 




Ahora es cuando colgaría el track y el perfil...pero a mi fabuloso Garmin910XT no le sale de las p^lotas. Menudo Cuadralejas está hecho el hij...piiiiiiiii. 

Así que, hablaremos un poquito de la carrera para decir que está muy bien organizada -salvo el pequeño problema del agua en Javalambre, pero me ha dicho un pajarito que han tomado nota-, perfectamente marcada (y además, de naranja, oye, muchas gracias :p) y un trato en los avituallamientos fabuloso -solo pensar la panzá de horas que se han pegado los fieras del 23-38...es para dedicarles gratitud eterna.

En cuanto al recorrido...pues lo duro está al principio. Toma análisis he hecho.

Y nada, y eso, que la hemos acabado. Y que, el año que viene, habrá que repetir...que alguno tiene que vengarse.

Ah...y si hace sol, no pasa nada por embadurnarse de factor 50 en la nuquita, ay.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Trail por pista de Alpuente

Eran las 2.25 del domingo. Soplaba una leve brisa. El silencio acompañaba los gestos de un espigado muchacho que, a paso ligero, se acercaba al patio. Sacaba la llave del bolsillo, giraba la cerradura y entraba en el edificio. Cerrando con cuidado para que, el único sonido de la noche, fuera el del grillo que disfrutaba al otro lado de la calle, en el parque, de su tranquila oscuridad. 

Esperó pacientemente a que se abriera la puerta del ascensor. Cuarto piso. Miró la hora y toda la tranquilidad que le rodeaba...se fue a la m*rda porque en vez de darle al botoncito de la luz le dio al del timbre. Hay que ser torpe!!. Coooorten!!!.

Bueno, paso de repetir la escena. Que a las tantas llegaba y pronto -superpronto diría- me despertaba para ir a Alpuente a corretear por sus montes y parajes. Alpuente, la verdad, está un poco lejos. Pekín más, por ejemplo. Consuelaco. Así que casi hora y media después y tras pasar por Lliria, bancos de niebla y un sol cegador nos plantábamos allí. 

Un dorsal. Unos cuantos ola k ase. Una Manoli de amarillo. Una visita a la zona de viñas y listos. Por mí podemos salir cuando queráis...aunque con mucho énfasis no lo hago, si no, que me expliquen eso de estar haciendo fotos en vez de calentar, no sé. Ja, calentar. Antes leo el Pronto...así que eso, más fotos. Busco a Ernesto que anda concentrado por ahí y...las 9. Pum. Bueno, pim pam pum -que fue con traca-. Salida.





Aquí se traspapelan las fotos, pero oye, como me gusta, pues la dejo. Estooooo...sí, sí, perdona, estábamos en Alpuente sin frío y listos para empezar. Pues eso, empezamos. Aprovechando el primer kilómetro hormigonado para ponernos al día de nuestros males y lo poco que hemos corrido. Del hormigón, pasamos a la pista. Pista de subida. Trotamos. A la pista de subida le sigue una pista con sus subebajas. Y pasan los kilómetros: 2, 3, 4...por momentos me recuerda el primer Mamova, anhelando una zona de dureza para andar. Los primeros cinco caen por debajo, holgados, de la media hora. Como no se anda, me canso y como Ernesto está frenado (bueno, le estoy frenando...pero en mi blog, en mi historia...no lo voy a reconocer, no??) le digo que se vaya. Y no me hace caso. Y entonces sigo sin poder parar a andar y ahogado. Cosas de la reputación y tal...

Pero la zona dura para parar y andar y oler las flores y ver el paisaje...no existe. Así que nos la inventamos antes del avituallamiento del porelc*lotelahin...del seis, casi estamos ya en el seis. Y son cien metrillos andando. Y luego se bebe. Y después se sigue corriendo. Y se sigue por pista. Y en un momento, dejamos la pista y cogemos una senda. No será mucho tiempo. Más pista. Y pasan los kilómetros: 7, 8, 9. Y el Madrid sigue sin fichar a Bale. Otros cuatro kilómetros en poco más de 20 minutos. La media supera, de momento, por poco los 5'30'' por kilómetro. Vamos, el ritmo de mis entrenes perrunos -más cortos- en llano!!.

Cuatro kilómetros en poco más de 20 minutos, en mi estado, significa que se ha bajado -por pista- bastante. Lo confirmaremos cuando, tras el Aquarius del 9, veamos Alpuente allí arriba. Donde las nubes, pues una miajica más bajo. Y vemos lo que conduce allí. Pista. Pista de subida. O asfalto. U hormigón. Y la buscamos. Y, ya que estamos, sacamos el tema, viendo como nos pasa la gente -aquí lo de la reputación se me ha olvidado-...¿merece la pena subir andando o trotando a partir de cierto desnivel?. Mientras andamos -ejem, ejem- lo debatimos. Sin ningún tipo de respiración entrecortada, faltaría más.

¡Qué sufrimiento estos primeros once kilómetros!. Pasamos por meta. Evitamos, por tanto, el doblaje y que los de la corta nos recuperen media hora. Más tranquilidad. Ahora queda un minibucle de poco menos de siete kilometrillos y vemos el final...hay que atravesar el barranco. Es más fácil verlo en el momento: hay que ir por donde bajan esos corredores y subir por donde van esos otros.

El hormigón hasta el 13 vuelve a dar paso a la pista. Vamos a buscar el primer avituallamiento nuevamente, pero por el camino de allí -como si fuera un lugareño-...por pista. Eso sí, es pista, pero dura de c*j*nes. No me extrañaría que viniera LaVuelta y la asfaltara para que el Purito ganara y tal. Se rememora por momentos la subida del cortafuegos del Mamova pero, claro, sin esas fuerzas y mirando arriba...pues te das cuenta que no tienes fuerza y ves lo que queda. Ahg, ahg. Le doy diez metros a Ernesto para que se crezca. Bueno, quince. Bueno, treinta. Bueno...una vez arriba, un tramillo de senda y al avituallamiento. 

Por si había alguna duda y la gente se ha fijado en un par de Duristoraris que iban muy monos con la misma camiseta, mismas zapatillas y tal...yo soy el que no anda. Otro ahg ahg.

Sabemos que queda el barranco...pero pasan los kilómetros: 15, 16...nos salimos de la pista y, ahora sí, empezamos a bajar, por fin nos adentramos en él. Señal del 17 en plena senda descendente. Pues sí el 18 estaba al lado del arco de meta...no queda mucho. Paso de hacer la resta y que se vean más mis carencias. Bajamos. Subimos. Vemos la cascada. Oh. Íbamos a abrazarnos contemplándola, pero como vemos que podemos bajar de dos horas. Apretamos. Y meta. Y menos de dos horas. Oe.

Y ahora que ya conozco el Trail éste...pues no sé. La carrera está bien organizada (hasta cuatro avituallamientos más el de meta), el paisaje es bonito -ver Alpuente desde ahí abajo es, a la par que desmoralizante, un espectáculo para la vista y el tramo del barranco está apañadito- pero el recorrido, para tratarse de una carrera de montaña, creo que abusa demasiado de pista/asfalto/hormigón. 

Si el año que viene os ponen tramos de crampones, cuerdas y demás...yo no he tenido nada que ver.

Aquí está el track. Y éste es el perfilucho:





domingo, 11 de agosto de 2013

Carrera de Montaña de Albentosa

Tras el magnífico resultado logrado en Valencia La Vella, donde no fui doblado (aplausos) en una carrera bastante apañadeta (camiseta, refresco y, encima, gratis), el domingo tocaban sendas y cuestas en Albentosa, localidad donde se celebraba, por segundo año, su Carrera de Montaña. Inscrito, nuevamente, en una carrera de montaña tras el fiasquillo de la Volta al Terme. Vamos a ver qué tal se nos da...

A las 8:30 se daba la salida. Y yo decidía despertarme a eso de las 9ycuarto. Ya desde el miércoles, unos pinchazos en la rodilla mientras trotaba, me habían hecho pensar (risas) que marcarse 21 kilometrines por los montes turolenses no eran la mejor de las soluciones para arreglar estos males. ¿Y por qué no lo dije desde el principio y os he tenido leyendo esto?. Pues para que veáis con que cara coronaba el Pont d'Espagne.




Pero que eso, tras no notar ninguna molestia el sábado...decidí darme una vueltecilla por la Calderona para ver si el dolor existe o es mental o yo que sé, pero, lo realmente importante... ¿a que está chuli la bici?.

Así que, si a las 9ycuarto me levantaba, a las once y media estaba en Serra. A las once y media, en agosto, hace mucho calor. La cosa parece clara, la deshidratación y los 35º que me voy a comer van a imposibilitar que, en algún momento, pueda acordarme de dolores en la rodilla y similares...

Once y media. Comenzamos. En Albentosa han acabado hace rato. Cojo el relevo. Font de Deula. Sombra, sol, sombra, sol, trote, sombra, trote, bebo, cruce pista, sombra, bebo, trote, sol, sombra, un pequeño naranjo en mitad de la senda, sombra, bebo, pista, sol, senda, cuesta, sol, bebo, sol, sol, sol, cuesta, cuesta, cuesta, trota tú que a mí me da la risa, cuesta, bebo, cuesta, bebo, bebo, bebo, bebo, desvío a Mireia, y más beber, andar, cuestas y sol, mucho sol. Mireia. 40'. Pista. Y sendak25, sol, trote (oeoe), sol, trote, pista, cuesta, pista, bebo, cuesta, hito, bajada, sol, bebo, trote, cuesta, trote -me has pillado, la cuesta es leve-, Ermitans, bajada, senda, bebo, senda, senda y senda a Deula.

9 kilómetros -no llega-. A 9'17'' el kilómetro -tampoco es que me haya matado mucho, la verdad-. 0 molestias en la rodilla. Todo teatro. 

El próximo día...a probar con 12. Poco a poco. A saber con qué os engaño para que empecéis a leerlo...

Ah, éste es el track. Y éste...el perfilucho


domingo, 9 de junio de 2013

Cuidadounamarcha: hoy Sierra de Gúdar

Ola k ase, te lesiona en Fondeguilla o k ase. Pues sí, me lesiono, soy así de molón. Vale, pues coge la bici -pero esta vez la de carretera, que ya no tienes miedo a coger el bidón (risas)- y vete a Alcalá de la Selva, que hay una marcha muy molona. Son solo siete puertos y unos 140 kilómetros.

Ah, vale, me viene como anillo al dedo gracias a mis continuos entrenamientos por la Albufera. He de reconocer que el primer puente de Sedaví, el del tren, ya lo subo bastante holgado. El segundo, como cae después de una rotonda pues ya voy como más ahogado.... En fin, que eso, que me apunto. Meto a la bea en el coche a eso de las seis de la mañana -qué gozada eso de despertarte a la hora e ir con tiempo a los sitios- y nos vamos a Alcalá de la Selva, punto de partida de la XIX Marcha Cicloturista Sierra de Gúdar.

En la entrega de dorsales unas palabritas con Alabort (solo le conozco de hace 20 años, cuando empezábamos en Moncada, en una cosa que se llamaba BTT), el loco de la QH, el loco del triatlón y el loco de Madeira. Vale, dejo constancia que conozco gente y que soy el más cuerdo de todos, así que al coche a cambiarse. Hace fresquito y posibilidad de lluvia: maillot, chaleco que no abriga y chubasquero de globero en el bolsillo. Para que se me cargue bien la espalda.

A la bea le pongo guapa y le hago una fotillo.



En la salida, el loco de Madeira me pone en un compromiso. Ten amigos para esto. Mirando los piñones me dice..."eso es un 25??". No, eso es un piñón. Con humor intento controlar la cara de miedo que se me ha quedado. ¿Qué put* piñón tengo atrás?. ¿Señor organizador, disculpe, puede dar la salida antes que me acoj*ne más la gente?. Sí, claro, jose, perdona. Pum.

La salida son 400 metros de bajada y primer puerto. Y en ese primer puerto ya meto todo el desarrollo. No pienso en los piñones. Pienso en aguantar la rueda del loco del triatlón y del de la QH. Hay momentos, camino de Allepuz, que incluso me permito el lujo de hablar y todo. En el cambio de carretera dejaré de oirles hasta meta. Coronando Sollavientos -segundo puerto- con todo metido, me pasa la Guardia Civil. Un chaval de Alboraya me reconoce por el blog...jiji, gracias. 

Recapitulando: me falta desarrollo, la GC va por delante pero no me quitan el dorsal, me falta desarrollo, la gente de Alboraya mola, llevo una hora y me falta desarrollo. Empezamos el puerto de Villarroya, con cinco kilómetros algo selectivos. Sí, algo selectivo significa con todo metido...otra vez. Vamos, que me falta desarrollo. Y falta Fortanete. Y falta Valdelinares...pero bueno, tercer puerto coronado medio dignamente, Pepsi y para bajo.

Y ahora va el inciso excusatorio total. ¿Último puerto subido?...Calicanto, el miércoles. ¿Penúltimo puerto subido?...Hoz de Jaca, a principios de septiembre. Vale, en 9 meses, que te da tiempo para tener un nano, a un corredor de una marcha cicloturista solo le ha dado para subir un puerto. Bien, jose, bien. Pero no solo eso, y de esto me daré cuenta en la bajada de Villarroya, si no has subido un p*to puerto...tampoco lo has bajado!!!. Y si no me gusta correr mucho...pues vas bajando por una carretera ancha, perfectamente asfaltada a 40-45 cuando por los lados te pasan a 65-70. Pero no solo eso...es que no encuentro la postura para bajar, apoyado en las manetas del cambio/freno...no me fio de frenar a tiempo y cogido abajo, del manillar, lo mismo. Bueno, no me fío mucho de la calidad de la frenada...ni del que frena, digamoslo todo. Habemus problema...

Y ya que he hecho un inciso, hago el segundo. Acabo de ir a contar los dientes de plato y piñones. Llevo un 39x23. Parece una multiplicación sencilla (40x23-23)...vamos, un 897 de la vida. Eso sí, en bici, es una pequeña p*tada.

Y llega Fortanete. Y deja de ser una pequeña p*tada para convertirse en algo más grande. En el falso llano que va dirección al inicio del puerto como. No tengo desarrollo, así que como. Me doy cuenta que no tengo desarrollo -como si no lo supiera, sabes- cuando, antes de enfrentarme a la primera rampa, ya voy con todo metido. Y todavía no hemos llegado a ese par de kilómetros mágicos con sus pendientes imposibles: 11%, 16%, 12%, 13,8%...no sé si existe el dicho ése de pedalear con toda el alma. Pero en cada pedalada me estoy dejando lo que no está escrito. Ya desde abajo, haciendo eses, pero cuando se llega a las curvas de herradura toca cambiar la táctica e ir sobre la línea del arcén del lado opuesto de la curva (por fuera, aunque sea poco, la pendiente es menor)...para que vamos a engañarnos, el objetivo ya es llegar. Y si puede ser sin poner pie a suelo...mejor. Juraría, además, que en pleno lío, hicimos un chiste del aire puro pero se me ha olvidado. Puffff.

Y como el párrafo ha sido superlargo, oye, pues coronamos a duras penas. Llegamos arriba y nos espera un avituallamiento con su plátano y su pepsi. A continuación, llanearemos a 1800 metros con un cielo nublado, su aire...o sea, sí, que me estoy helando. Sigo con el chubasquero globero, pero no me lo quiero poner, prefiero morirme de frío xD. Como todavía vamos por el kilómetro 50...vamos a pegar un acelerón.

Bajada. Nos acercamos al punto en el que los de la marcha corta buscan la meta. A mí, con lo que me cuesta frenar, pues sigo para bajo. Llegamos a Linares. Sigo con el problema bajando. Muy grave, sí. Puerto de Nogueruelas. No es muy exigente...así que nos lo ventilamos en un plis plas. A alguno cogemos subiendo, así que algo de moral recuperamos...Moral que perdemos en la bajada a Rubielos. A lo incómodo que me noto bajando, se le añade un dolor de espalda. ¿Algo más?...pues podía llover. Lo hizo, pero fue en la subida anterior. ¿Algo más?...no, vas servido.

Andamos ya por el kilómetro 100. Rubielos. Ahora creo recordar un tramo de toboganes que tira para arriba a buscar Mora. Vamos a hacerlo. Creo que está claro que estoy menos preparado que el año pasado: lo que en teoría es un tramo de toboganes hay momentos que se puede convertir en otro puerto. Ufff, ufff. A ver si llego a Mora. Uy, Mora.

Pues a subir San Rafael. Sexto puerto. Lo duro es lo inicial. Vale, fácil, entonces. Y más fácil cuando el inicio de lo duro vuelves a ir, otra vez más, con todo metido. Pedalada, pedalada...y mirando la línea del arcén. El paisaje, cuando agonizas tanto, pasa a un segundo lugar. A mitad de San Rafael (aquí no digas, la F, que es un chiste fácil) hay un avituallamiento. Otra pepsi. Un ratito de plato y a enfrentarnos a la segunda parte. Cogemos a unos poquitos...poquitos que, una vez coronado, me pasarán. Esta historia me suena...

Pasamos por la Virgen de la Vega, rotonda a la derecha y a subir a Valdelinares. Nos cruzamos con los fieras que bajan. Bueno, con los que bajan, que me han demostrado que todos bajan ;p, si no con los que ya han acabado. Pronto aparece el cartelito de 8 a meta. No hace falta decir qué desarrollo llevo. Ni lo imaginarías...Lo bueno que tiene Valdelinares es que las rampas duras continuadas son muy pocas, suelen tener un descansillo que alguno (como por ejemplo yo) agradecerá cosa mala. Lo malo...que llevas seis puertos y que lo que llevas es con lo que has de subir todo. Quedan 7. Ahora 6. Cambio la mentalidad...el último no lo cuento. Quedan 5 y el último (un falso llano pedaleable). 4 y el último. 3 y el último. Y aquí es donde se me acaba el efecto del gel de Rubielos. De repente me vuelvo a quedar vacío. Rápido, otro gel. Y que asimile rápido que, por momentos, me quedo clavado en la bici. Solo pido eso, que si me quedo clavado, que me caiga, que no me vaya rodando hacia atrás. Sería muy triste.  Bueno, y muy difícil también. Dos y el último y esto se está haciendo insufrible. Sé que llego, faltaría más, pero uf uf uf. Donde tendría que estar el cartel de uno y el último hay un rampón que lo primero que hago al verlo es...pues no lo subo. Bueno, en esos momentos estoy tan reventado que no sé ni cómo describirlo...así que lo omito, paso al último kilómetro y llego a meta (6h40'yalgo) y hago un cuarto de hora más que con la mountain baik y dices, pufffff. 

Luego piensas que hay que entrenar más.

Luego piensas que con ese desarrollo te lo pasas muy bien albufereando, pero se padece mucho -que te voy a contar- en las subidas.

Luego piensas que tan mal no se puede bajar. Pero luego recapacitas y dices...bueno, creo que aún lo puedo hacer peor.

Pero primero, comamos :)

Como en meta no tenía ganas de hacerme fotos, pues cuelgo ésta, que es chula :)



Ah, y este es el perfil.